Tendencias Digitales 2016: 2 perfiles profesionales que “se las traen”

¿Qué ocurre cuando una revista respetable como la Harvard Business Review elige al “trabajo más sexy” de la década? Básicamente se confirma el interés que las empresas tienen, o deberían tener, sobre un potencial trabajador nacido al calor del boom de las nuevas tecnologías. El big data está revolucionando el mundo corporativo, y los Data Scientists  y Marketing Technologists sus chicos de oro.

teoriadeltodo

Data Scientist

El origen del término se remonta a los años 60, cuando se usó por primera vez en una publicación el ‘data science’, aunque no fue hasta hace poco cuando se convirtió en un término de uso corriente en la industria, tal y como recordaba recientemente en un artículo la revista Forbes. Troy Sadkovsky lo usó en 2009 para definir una nueva profesión (la suya, por otra parte)cuando creó un grupo en LinkedIn. El ‘científico del dato’ acababa de nacer.

¿Y qué es exactamente un data scientist? La Harvard Business Review abre con un ejemplo claro de qué hace un científico del dato para entender qué son. Lo es Jonathan Goldman, el ingeniero que descubrió cómo aumentar las relaciones de amigos y el tráfico en LinkedIn con la ahora casi obvia ‘gente a la que podrías conocer’. Goldman determinó, estudiando los datos, que es muy probable que si conoces a una persona y a otra es posible que conozcas a los contactos en común que tienen esas personas. O que lo hagas si compartes datos vitales con ellos como el lugar de estudios o el de trabajo.

Un data scientist no viene con un título debajo del brazo. Como explica la publicación estadounidense, ninguna universidad ofrece ahora mismo un título específico asociado a esta profesión, aunque son varias las características que deben buscarse cuando se quiere encontrar a un profesional para este puesto. Los data scientist son matemáticos, apuntaba en un encuentro con medios de comunicación Alejandro Giménez, CTO de EMC para España, “pero no el científico loco aislado”. Según Giménez, tendrá que ser capaz de interconectar, que ser, por tanto, un buen interlocutor. “Tiene que tener conocimientos para saber qué se puede hacer”, añade, como saber encontrar soluciones o alternativas aunque no es necesario que sepa ejecutarlas.

Mitad analista, mitad artista

“Los data scientist combinan diferentes capacidades”, nos explica por su parte Paul Sonderegger, director senior de Analytics en Oracle. Un buen data scientist tiene que saber matemáticas y tener capacidad analítica y formación en estadística, “pero también debe saber contar una historia y tener curiosidad, porque el punto básico es crear significado y valor sobre los datos”.

“La nueva profesión denominada científico de datos representa una evolución del analista de datos o de negocios, en el contexto del big data”, indica por correo electrónico Gonzalo Smith, responsable de smart amalytics en IBM GBS España. “Se le considera mitad analista, mitad artista”, añade.

El data scientist, como demuestra el caso de LinkedIn, puede cambiar la hoja de ruta del negocio. A este profesional es al que se le van a pedir las nuevas ideas, las líneas maestras. Son muy importantes para el negocio y lo son porque, como explica Smith, ellos no sólo podrán analizar los problemas que ya tienen las compañías sino que además podrán escoger entre todos ellos los que son más importantes y los que son críticos para el funcionamiento del negocio. Al final, el data scientist no quiere quedarse en su puesto, analizando y mirando simplemente qué ocurre. También quiere marcar la diferencia.

“Ha de tener una fuerte implicación con el negocio, así como la habilidad para comunicar sus hallazgos tanto a los directores de negocio como a los de TI”, afirma Gonzalo Smith sobre las cualidades de un buen data scientist. “Ha de ser curioso y preguntarse el por qué de las cosas y plantear continuamente ‘¿qué pasaría si…?’ sobre procesos y maneras de hacer las cosas que se dan por sentadas”.

Un perfil difícil de conseguir

El data scientist es un personaje clave en la revolución del big data, pero también es un empleado complicado de encontrar. “Son muy difíciles de encontrar, pero hay otra aproximación para hacer el big data valioso”,apunta Sonderegger, que apunta que se pueden usar las nuevas tecnologías para que hacer que el big data sea accesible de forma sencilla a los responsables de las compañías.

“No hay muchos y son muy demandados”, indicaba por su parte Alejandro Giménez. Las empresas que los buscan los llaman ‘analistas’ para no ponérselo fácil a las otras firmas que también están intentando hacerse con este perfil, indicaba.

Y, aunque Gonzalo Smith tranquiliza indicando “que hay profesionales que tienen esa formación, también en España” y que aún los hay “disponibles”, la tónica dominante es que el data scientist es un perfil escaso y muy deseado. Tanto que Greylock Partners, inversores en firmas como Facebook o LinkedIn, ya han empezado a hacer de cazatalentos de data scientist para poder responder a la demanda de sus invertidas.

Marketing Technologist

De acuerdo con una encuesta de Gartner en enero de 2014, el 81% de las grandes empresas ya tiene un Chief Marketing Technologist (un 10% más que en 2013) y el 8% prevé incorporarlo.

El 70% de las ofertas de empleo relacionadas con la nueva economía tienen que ver con el marketing digital y las redes sociales. El Chief Marketing Technologist (CMT) es uno de estos perfiles en alza. ¿Pero sabes qué hace y por qué hay tanta demanda?

Community Manager, especialista en SEO y SEM, desarrollador de apps… Son profesiones que no existían hace diez años y hoy resultan habituales. La revolución tecnológica provoca que los perfiles relacionados con los medios digitales sean cada vez más demandados. Por ejemplo, según un estudio de la escuela de negocios Inesdi, el 70% de las ofertas de empleo de “cuello blanco” tienen que ver actualmente con el marketing online y las redes sociales.

Uno de estos nuevos perfiles en auge, aunque aún no muy conocido, es el Chief Marketing Technologist (CMT). Resulta tan reciente que ni hay consenso sobre cómo llamarlo: algunas empresas lo denominan Chief Marketing Technology Officer (CMTO), Marketing Technologist (MT), etc. Tampoco existe un equivalente ampliamente aceptado en español: la traducción literal sería Tecnólogo de Marketing, aunque tal vez sea más apropiado hablar de Director de Marketing y Tecnología.

¿Qué hace un Chief Marketing Technologist?

El CMT encarna la convergencia de dos funciones hasta ahora separadas en las empresas: el CIO/CTO (o Director de Tecnología) y el CMO (Director de Marketing). La razón es que los responsables de marketing cada vez tienen más peso en el área de tecnología: en 2012, la consultora Gartner predijo que, en 2017, los directores de marketing de las empresas gastarán más dinero en tecnología que los directores de TI. Por otro lado, según una encuesta de Accenture, una de cada tres empresas destinará en 2014 más del 75% de su presupuesto de marketing a los canales digitales. De modo que cada vez más empresas “fusionan” el marketing y la tecnología en la figura del CMT.

En este sentido, las funciones del Chief Marketing Technologist incluyen:

  • Aplicar las últimas innovaciones tecnológicas a la estrategia de marketing.
  • Analizar los datos que tiene la empresa y hacerlos útiles mediante el Big Data.
  • Cuidar la presencia digital integral de la empresa, lo cual incluye ámbitos como los sitios web, el marketing digital, los dispositivos móviles, las redes sociales, etc.
  • Unificar las áreas de marketing, ventas y atención al cliente en un mismo servicio.
  • Medir el impacto y el retorno de las campañas de marketing digital.
  • Hacer de “puente” entre los creativos y los especialistas en TI para lograr su simbiosis.
  • Identificar las tendencias tecnológicas para anticiparse a las innovaciones futuras.
  • Entender el “viaje del cliente” y optimizarlo en todos los canales y puntos de contacto.

En resumen, el Chief Marketing Technologist es un híbrido entre el mundo del marketing y el de la tecnología, progresivamente interrelacionados. El perfil adecuado para este puesto consiste, por lo tanto, en un profesional con formación y experiencia en ambas áreas, que haya desempeñado distintas funciones en ellas y sea capaz de unificar este conocimiento. O como dijo Steve Jobs en su famoso discurso en la Universidad de Stanford, de “unir los puntos” de materias tradicionalmente alejadas, pero que en el futuro estarán cada vez más integrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s