¿Cómo debe ser el jefe (casi) perfecto?

Nadie es perfecto y mucho menos un jefe. La propia condición de mandamás impide que sea ejemplar. La presión hace que las debilidades salgan a la luz con facilidad, pero hay ciertos atributos que un jefe debería tener por encima de todo y te los contamos en este artículo. Si eres jefe, toma nota, y si eres empleado, hazle llegar este artículo a tu superior como el que no quiere la cosa… Recuérdales que mejorar nunca está de más.

201551195114_3

Atento Un jefe perfecto debe escuchar a sus empleados. Sus pensamientos, y sus ideas te ayudarán a hacer balance y a mejorar las cosas. No todas las ideas son buenas, pero que los trabajadores se sientan, al menos, escuchados, es muy importante.

Confidente La confianza es muy importante en cualquier relación y, por tanto, lo es entre jefe y empleados. Especialmente cuando hay problemas, tener confianza con un superior es muy importante para un empleado.

Decidido Ser jefe conlleva la toma de grandes decisiones y es importante ser decidido. Siempre hay que tener en cuenta a los demás, pero hay que saber cuándo no hacer caso. Un jefe debe ser firme y avanzar consecuentemente sin que le tiemble el pulso.

Inspirador No todos los jefes valen para motivar a sus empleados, pero su sola presencia ya debería motivar Un jefe debe ser un ejemplo, alguien a quien parecerse, un referente en el camino hacia la excelencia de un empleado.

Educado Se da por hecho que todo el mundo debe ser educado, pero como esto no siempre es así, te recordamos que es importante serlo no solo como persona, sino como jefe. Las buenas maneras siempre son un plus a la hora de tratar con los empleados.

Visionario Un buen jefe trata de estar al tanto de las tendencias del sector, trata de implementarlas y crear una visión propia del negocio. Además, si comparte su visión con los empleados, estos se sentirán parte de la empresa y se implicarán más.

Honesto Los jefes deben aportar solamente críticas constructivas. Las destructivas no sirven para nada y además queman a los empleados. Un jefe perfecto deber ser honesto con sus trabajadores y ayudarles a mejorar, no hundirles.

Experto El conocimiento es poder y un jefe bien informado y formado puede ser un gran jefe. Si los empleados ven en su jefe a un gran profesional, confiarán en él y acudirán en su busca cuando necesiten ayuda.

Íntegro Un jefe íntegro, además de la confianza de su equipo, tendrá el respeto. No es sencillo hacer siempre las cosas bien, pero un jefe perfecto antepondrá los valores de la empresa a los negocios y tratará siempre de predicar con el ejemplo.

201551195114_5

Por Helena Herrero, Revista Forbes.

www.about.me/matias.scelso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s